Café de tacones rojos

Maridaje: Ooh La La  – Goldfrapp

Trataba de continuar, pero habías agotado todas mis fuerzas. En cuanto me recostaba para retomar energía, volvías a usar tu boca para calentar mi cuerpo. -Esta noche no vas a necesitar más que el café que tomaste en el restorán para no dormir-. Fuera, la lluvia había parado, pero en tu habitación, entre otros, el sudor, mantenía tus sábanas húmedas. En cuanto me besabas, mi cuerpo reaccionaba a tu contacto – mi mente, la había perdido hace mucho, pero mi cuerpo quería seguir contigo.

Le daba vueltas a mi café tanto como le daba vueltas a mi mente – ambos estaban igual de vacíos. El café no había sido lo que esperaba y había tenido que agregar crema y mucha azúcar para poder disfrazar el sabor hueco al que me enfrentaba – todo ello se veía agravado ante el escenario de fuera de la pequeña cafetería china en la que me encontraba: una lluvia que no iba a parar pronto, derivando, probablemente, en un tránsito mayor al normal en la Ciudad de México. En si la lluvia no me molestaba, pero la idea de salir a la calle para enfrentarme a un grupo de automovilistas afectados por el chipi chipi no es mi idea de diversión. Continué observando el ir y venir de la crema en el café.  La campana de la entrada llevó mi mirada hacia la bata blanca que usabas, bajó por tu cuerpo para analizar los tacones, mojados, que llevabas puestos,  que posteriormente serían la única prenda en tu cuerpo.

Si ya estamos los dos mojados deberíamos de aprovechar, dijiste mientras bajabas tu mano hacia mi entrepierna, la presión hizo que la humedad tocara mi piel,  el frío fue sustituyéndose por el calor del tacto, por los movimientos de tus manos, por tus besos, por tu cadera y tu pecho. Aun cuando el agua en la ropa dificultaba desvestirnos, nuestros cuerpos seguían acercándose, implorando a nuestras manos apresurarse al remover las prendas. Tardamos tanto en quitarnos las diversas piezas que nuestro deseo no permitió que te retirara los zapatos, cuando lo iba a hacer me jalaste el cabello para que te besara y, en un sencillo movimiento, terminé sobre ti, sintiendo tu latir desde dentro.

Te veías incomoda, inaccesible, molesta, me comentaste acababas de salir de una guardia de dos días en el hospital donde trabajabas y tu coche se había descompuesto. Caminabas hacia el transporte cuando empezó a llover. No sabía cómo acercarme a ti, no con esa actitud, así que sólo tomé una taza de café y te la llevé, creo que inventé una línea como: parece que necesitas algo caliente. Esperaba que me golpearas en el momento, pero a ti te pareció interesante.  Me invitaste a platicar en tu mesa y la conversación nos llevó a hablar de mi blog y de los amigos que parecía que teníamos en común. Las redes sociales me siguen dando gratas sorpresas.

Habían momentos en donde sentía la textura de tus tacones rojos sobre mi espalda, junto con tus piernas, deseaban que continuara moviéndome, sobre ti. Después de la primera vez me diste un breve tiempo de descanso: los segundos que usaste para lanzar tu calzado a través del cuarto, después de eso fue una ilusión entre estar dormido y al momento siguiente despertar con tu boca en la mía, o en mi pecho, o en mi entrepierna. Cuando lograba despertar un poco tu cuerpo ya estaba sobre el mío o me tomabas de los hombros para que nos acomodáramos a tu mejor elección.

Ahora, las noches cuando no tienes que estar en el hospital y aquellas noches, después de haber terminado con alguno de tus novios, me llamas. Alguna vez te preguntaré sobre por qué accediste a pasar la primera noche conmigo creo que tu respuesta sería: ya estaba mojada y no has tenido sexo en más de tres meses, por lo menos debería de aprovechar para que alguien escriba algo bueno de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s